Archivo para 24 junio 2010

24
Jun
10

El quimérico inquilino

Nobody does it to you like Roman Polanski

21
Jun
10

Baraka

baraka.

(Del ár. marroquí bārāka).

1. f. En Marruecos, don divino atribuido a los jerifes o morabitos.

2. f. fortuna (‖ suerte favorable).

21
Jun
10

Buen viaje Saramago

El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir. A las cuatro de la madrugada, cuando la promesa de un nuevo día aún venía por tierras de Francia, se levantaba del catre y salía al campo, llevando hasta el pasto la media docena de cerdas de cuya fertilidad se alimentaban él y la mujer.
Vivían de esta escasez mis abuelos maternos, de la pequeña cría de cerdos que después del desmame eran vendidos a los vecinos de la aldea. Azinhaga era su nombre, en la provincia del Ribatejo. Se llamaban Jerónimo Melrinho y Josefa Caixinha esos abuelos, y eran analfabetos uno y otro. En el invierno, cuando el frío de la noche apretaba hasta el punto de que el agua de los cántaros se helaba dentro de la casa, recogían de las pocilgas a los lechones más débiles y se los llevaban a su cama.
Debajo de las mantas ásperas, el calor de los humanos libraba a los animalillos de una muerte cierta. Aunque fuera gente de buen carácter, no era por primores de alma compasiva por lo que los dos viejos procedían así: lo que les preocupaba, sin sentimentalismos ni retóricas, era proteger su pan de cada día, con la naturalidad de quien, para mantener la vida, no aprendió a pensar mucho más de lo que es indispensable.

Seguir leyendo ‘Buen viaje Saramago’

12
Jun
10

El mejor actor del mundo

Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso.

Charles Chaplin

 

 

09
Jun
10

La concha de tu madre

Que los pinceles duelan bigotes de Frida aguafuerte

de Goya mujer del Guernica, canción de Sansueña

estribillo atornilla la imagen del pecho, te sangran

los ojos y no te das cuenta quizas mañana te venga

la fiebre, te lleven de vuelta retorno sin horno felices

los días y una perdiz acribillada junto al árbol se lame.

Que el testarudo necio que habita se queja la rabia de

siempre siempre encendida, la rabia asomando después

de la bomba juntamos pedazos de alguien no importa

total hay mas pobres jugando en el lodo, total nadie

es nadie y hay un carnicero arriba del mapa, la rabia

se asoma detrás de la puerta entra y se queda mirando

la tele, mirando la luz que quema retina y una calle
afuera pare pingüinos enfermos perdidos, pare infectados

temblando las manos pidiendo limosna puñados de sueños.

Sebastian Vitola